lunes, 17 de julio de 2017

Memorias "olímpicas" 1992 y ...

Ferrer Salat, Miquel Abad, Narcís Serra, Jordi Pujol, Pasqual Maragall y J.A. Samaranch (Foto Agustí Carbonell. El Periódico)

Hoy es de esos días que de tantas cosas que diría me quedo callada, como si todo estuviera dicho o fuera inútil intentar utilizar la palabra para decir e imprimir la verdad. ¿Es esta guerra entre la verdad y la mentira la base moral de la sociedad? Llevamos décadas preguntándonos ¿qué clase de sociedad hemos creado cuando es necesario luchar por defender la verdad? De distintas maneras se lo han preguntado filósofos y poetas, personas solitarias, pensadoras anónimas... eso que ahora llaman "minorias silenciosas".

Cartel oficial Exposición Universal 1888 Barcelona

17-7-17, es lo primero que he escrito hoy en mi diario a tinta y papel, he recordado el aniversario de las Olimpiadas en Barcelona, coincidiendo con el aniversario de nacimiento del presi del CIO (suena a Mortadelo y Filemón del TBO) J.A. Samaranch. Buen día para aterrizar en este precioso planeta Tierra, el planeta azul, el planeta Agua... cielo y sol cenital. Y así se inauguraron hace 25 años los Juegos Olímpicos en Barcelona 1992. Y recuerdo todo, recuerdo cómo muchos lo criticamos, porque el entonces alcalde Maragall, por orden y deseo de los más poderosos, envió la Exposición Universal 1992 a Sevilla, con el proyecto del tren AVE incluido, ese tren rápido que luego los mismos han reclamado como voces perdidas en el desierto.  Eso es de "la verdad y el artificio", ganó el artificio.
Sello ganador del concurso, autor, Francesc Fábregas Pujadas

Sí, dejaron ir la Exposición Universal de 1992, (capicua de la Exposición Internacional celebrada en 1929) y que a muchos nos alegraba porque representaba enriquecimiento cultural de la Exposición Universal de 1888, un intento de recuperación de aquella culta y rica Barcelona d'Eugeni D'Ors que apostaba y creó la filosofía de la estética y la educación, la riqueza cultural. Pero la Barcelona de seguimiento franquista prefiririó hacer volver a J.A. Samaranch de su exilio involuntario a la URS y se organizaran en Barcelona las Olimpiadas, portadoras de muchas medallas de oro, oro... El oro olímpico es lo que preferieron en lugar del oro educacional y cultural. Y ahora nos quejamos de no tener el AVE, de que Barcelona sea carísima en sus precios, de que se haya vendido a los turistas... etc. ("El blanqueo de Samaranch", El Periódico:  http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/el-blanqueo-de-samaranch-la-gestacion-de-los-juegos-olimpicos-de-barcelona-92-5506592

Y por ese callar en lugar de hablar, copio y pego la entrevista que me hizo mi amiga Consuelo García del Cid preguntando cómo viví la candidatura olímpica, siendo entonces periodista y con grandes problemas en el proceso de separación y lucha contra mi ex mi marido Francisco Samaranch García Pérez del Ingerto y los fachas de aquél tiempo... El sistema sigue siendo el mismo, el capitalismo y machismo sigue su victoria. Nada ha cambiado. Desde el actual Ayuntamiento de Barcelona rechazan a J.A. Samaranch, retiran una escultura olímpica que él donó (hacen bien por lo fea que es) pero aplauden, celebran y recuerdan las Olimpiadas de 1992 en el 2017... Esta es la hipócrita sociedad que seguimos viviendo. O no, ya no es hipócrita, es así de hipócritamente natural. Y esta es la entrevista que me hizo Consuelo García del Cid hace años y publicó:

Eva Huarte, 2010. (Foto Consuelo García del Cid)

 EVA HUARTE: SI YO FUERA COMO ELLA
(Escrito por Consuelo García del Cid)

"Escritora, Periodista, fotógrafa y pintora
Trabajó desde muy joven en publicidad y prensa, trayectoria laboral que interrumpió al contraer matrimonio con Francisco Samaranch, (sobrino de J A. Samaranch, fallecido presidente del Comité Olímpico Internacional y presidente de La Caixa) una de las antiguas familias industriales catalanas más poderosas.
Al separarse queda en absoluto abandono de parte de su marido y poderosa familia, sin casa ni dinero para comer ni ella ni su hijo. Vuelve a trabajar en publicidad y prensa, llegando a cubrir diariamente la última página con texto y fotos en El Noticiero Universal, colaborando en distintos diarios y revistas, así como campañas publicitarias y políticas y en el mundo del arte que es su pasión.
En los últimos años ha dado conferencias en bibliotecas y universidades. Reabrió la emisora de Ràdio Cap de Creus en Cadaqués, donde vivió dos años.
Eva Huarte tiene esa belleza crepuscular que se pierde en el horizonte. Es una mujer distinta y por encima de todo tras haber librado mil batallas en las que, como única protagonista, se ha hecho de hierro. En muchas ocasiones han querido comprar su silencio. Han pasado muchos años y su dignidad permanece intacta. Cercana al poder por las cosas del querer, por su amor a la verdad curiosidad y por su profesión de escritora y periodista. Pertenece a la familia Samaranch, de la que deplora el peso del apellido que le ha representado un lastre un continuo salto de obstáculos y tantas injusticias para ella y para su hijo. Eva abre tímidamente su caja de Pandora.
¿Qué significa para ti el apellido Samaranch?
-Mi marido y mi hijo

En una fiesta-expo pictórica tras la candidatura olímpica, 1986
¿Dónde y cómo estabas el día en que se anuncian las olimpiadas del 92?
-Vivía en un pequeño piso frente al Palau de la Música, precisamente ese día me levanté muy temprano ya que tenía que cubrir la noticia de la candidatura. Fui a desayunar a la bodega de al lado donde solía ir casi cada día, con gente muy del Barri Gótic de Barcelona, bohemios, catalanes del Orfeo, obreros, músicos, pintores, poetas. Justamente me encargaron de la revista Vivir en Barcelona - donde trabajaba entonces- que cubriera el evento, la candidatura olímpica, que se daría a través de una gran pantalla en la sala de fiestas Up & Down, una gran sala de fiestas de moda en aquellos tiempos, y allí se reunirían todos los catalanes del momento; políticos, empresarios, publicistas, periodistas… todos vibraban para que Barcelona fuera la nueva ciudad olímpica, menos yo y pocas personas más, frías ante aquél espectáculo.
Recuerdo perfectamente, en la bodega, a la mujer diciendo casi ofendida a los clientes asiduos; "A este Samaranch lo echaron con el "Samaranch fot el camp", y todavía lo cogieron en la frontera con obras de arte que quería sacar del país y que pertenecían a la Diputació de Barcelona, y ahora todos quieren que vuelva para que traiga las olimpiadas…. por dinero… La gente no sé cómo es..."
Lo dijo en catalán, y siguió, recuerdo perfectamente los comentarios, y yo tomando mi café con leche pensando las vueltas que da la vida; ahí estaban los obreros gente sencilla y bohemios que sentían y opinaban lo mismo , aparte de mi drama personal, y yo teniendo que cubrir la candidatura olímpica como si fuera un gran evento y haciendo “honores al nombre Samaranch. Yo era contraria a las Olimpiadas, voté por la celebración de la Expo, que trasladaron a Sevilla junto con el Ave, para poder traer las Olimpiadas aquí a Barcelona... "

(Sigue aquí: http://www.tenemoslapalabra.com/opinion/902-eva-huarte-si-yo-fuera-como-ella

Y recordad, "la flecha olímpica no entró"... pero lo siguen celebrando... algun@s





© EVA HUARTE 2017

lunes, 3 de julio de 2017

Espejismos, belleza, naturaleza, verdad, cua cuas...


Aún quedan rincones por descubrir y vivir, y quizá, sólo quizá, sólo por eso, vale la pena vivir. Mis mejores amistades insisten en decirme; haz fotos, escribe, publica... ¿Dónde? Internet, las venenosas redes virtuales que tanto detesto porque nos alejan de la realidad natural... la de los cua cuas...

La belleza de la naturaleza... Sí, aún quedan rincones por vivir y descubrir, los humanos, como los animales, venimos y nos vamos, pero la belleza de la naturaleza, la vida en este planeta, sigue ahí, y no nos damos cuenta, con las malditas tecnologías nos vamos alejando de la belleza natural, del silencio universal... la luz, los colores... Me saltaban lágrimas de emoción al ver hoy a estas preciosas criaturas, a mis cua cuas, como les llamaba de niña. Sí, aún existen, aún están ahí, viven y sobreviven día a día como yo, como la humanidad, como el reino animal, flora y fauna, símbolos que representan el misterio y belleza en este planeta llamado Tierra, que, insisto, deberíamos recuperar y llamar planeta Agua, como en la antigüedad.

Y ese amor, esa comunicación, ese acercamiento simple y natural, sensible y armónico, rítmico, mis cua cuas mirándose y acercándoese entre luces y sombras, sístole diástole, como el latido universal. Y éstas criaturas enamoradas me han enamorado mirándolas en su baile sobre el agua.

Y mientras las contemplaba veo esa silueta en el agua con un timonero precioso de pico rojo que venía corriendo al ver que estábamos de fiesta, bailando, cantando y haciendo fotos, y ha querido unirse a nosotros/as... ¿Quiénes éramos? Criaturas terrenales y celestes, que de pronto se encontraban en un día de julio bajo un precioso e inmenso cielo azul y unas aguas a trozos limpias y transparentes donde sobrevolaban libélulas rojas...


y azules... Y nosotras, dos mujeres enamoradas del día, de lo que veíamos, respirábamos, nos sorprendía y sonreíamos, incluso con nuestras sombras.


Cuando el universo es uno y un todo... y nos perdemos, y sólo podemos enamorarnos ante sus regalos... Qué belleza, qué belleza nos regala la naturaleza... ¿Cómo podemos perdernos? Mis cua cuas, desde niña que están ahí, aquí, y me hacen sonreír y sentir viva, como ellos, y ¿somos otros o somos los mismos? Somos células transmutables. Somos siempre belleza, la vida es belleza.


Espejismos, colores, luces, sombras..


Esta es mi red real y virtual, la belleza irisada entre luces y sombras, la amistad, la palmera, el cielo azul y la verde selva... ese aire puro y universal, ese que te dice que sigues viva, y que, vayas hacia donde vayas, siempre te lo llevarás, siempre irá contigo, siempre irás con ella. Es la única verdad... Y mis cua cuas.

Texto y fotos

© EVA HUARTE 2017

jueves, 2 de marzo de 2017

Luna nueva embarazada de belleza


Es la última Luna nueva de este invierno, una Luna nueva embarazada de primavera. El domingo 12 de marzo será Luna llena, en el signo de Virgo, diosa de la cosecha, su piedra es el diamante, una de las más brillantes. Y así de bella y brillante se mostró ayer junto a Venus y Marte, preñada de belleza.

Sólo hice dos fotografías, esos dos segundos del momento preciso, cuando la Luna cenicienta posaba como si formara parte de la arquitectura de la casa, y una antena a cada lado como símbolo de los tiempos que vivimos. Un regalo para el alma y la mirada.

Ayer la publiqué en Facebook a los pocos minutos de hacerla, y al ver que ha sido tan bien acogida y compartida por mis amistades decido publicarla aquí en el blog. Ya sabemos lo que pasa, me gusta compartir con mis amistades en Facebook, es más íntimo, pero si comparten lo que publico sólo lo ven las mismas amistades. Así que decido publicarla aquí, imaginando que ocurrirá lo de siempre en internet, se llevarán la foto donde quieran, borrarán la firma y pondrán la suya... Ya sabemos que por este motivo muchas personas hemos dejado de publicar en el blog, esa falta de respeto y educación, ese querer lucirse a costa del trabajo (y emoción) de otras personas, aficionadas y profesionales, continuamente vemos quejas en las redes y las nuevas leyes que dicen multarán a quien se apropie de una imagen que no es suya. Veremos... A veces con las fotografías me pasa como con los libros más queridos, de tan íntimos prefiero reservalos, y por otro lado, de tan bonitos quieres compartirlos, que la felicidad no es completa si no puedes compartirla. Eso decía también una de mis escritoras preferidas, Elizabeth von Arnim, a la hora de respirar y contemplar sus paisajes.

Y con permiso de nuestro amigo Juan Carlos Freire Leira en FB añado su bonito comentario que hizo en esta fotografía, citando a Kant; "Permíteme una pedantería de viejo profesor de filosofía apasionado por el arte y recordar una cita de Kant, capítulo primero de "Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime": La noche es sublime, el día es bello…cuando la luz temblorosa de las estrellas atraviesa las sombras pardas y la luna solitaria se halla en el horizonte, la naturaleza alcanza un sentimiento de lo sublime… lo sublime conmueve, lo bello encanta”. Esta fotografía se encuentra en la categoría de lo sublime". Gracias, Juan Carlos, creo que esta cita de Kant le va como anillo al dedo.


La próxima Luna nueva será el día 27, ya entrada la Primavera, será la primera de la Primavera, valga la redundancia, fina como un anillo de platino, y embarazada de belleza.



© EVA HUARTE 2017

Texto y fotos


martes, 14 de febrero de 2017

Enamoradas de las olas


Al entrar en Facebook esta mañana encuentro un letrero felicitándome el Día de los enamorados y enlazando la página de mi blog del mismo día que hice en el año 2014, con Barcos, faros, olas y gaviotas enamoradas.  (Ver aquí)


 Iba a compartirlo de nuevo pero el día era espléndido después de otra noche de lluvia y tantos días grises y lluviosos, fríos, inhóspitos, con esos cambios constantes del viento de Poniente a Levante que siempre trae lluvias levantando las olas como enaguas de novias.


Valía la pena salir y respirar el aire y Sol primaveral, caminar de nuevo por la playa mirando el azul prístino del cielo y familias de gaviotas disfrutando en la orilla mirando o sobrevolando las olas, o dándose un baño de lujo como en el mejor balneario que podamos tener los humanos.


La primavera empieza a despertar y se busca pareja. La vida despierta. Ha sido divertido contemplar sus vuelos y movimientos imaginando a las gaviotas enamoradas. 


 Viéndolas volar y zambullirse, bañándose o sorteando las olas como las mejores surfistas.


 Aunque viniera una gran ola la gaviota no se movía, aleteaba y se quedaba en su ola enamorada.


 Como si paseara por el campo o la playa, o sobre un mapa.


 Aprovechando para pescar algo... (amplío el detalle de la fotografía de abajo)


 Y la otra gaviota la mar de tranquila (miradla arriba a la izquierda) seguía su baño...


Ante la mirada de la familia que se iba turnando la protección de las más pequeñas.

Ha sido bonito y divertido este Día de los enamorados que el cristianismo convirtió en Día de San Valentín, otra historia que muchos historiadores coinciden en decir que también es inventada. Y como siempre me quedo con el lado más natural y romántico me quedo con las costumbres nórdicas de celebrar el día en que los pájaros aparecen de nuevo con sus cantos. Sí, esta mañana los he oído y he sonreído, imaginando que estaba en una casa nórdica celebrando que sólo falta un mes para que llegue la primavera... La esperada y deseada primavera, con los campos de almendros en flor como desfiles de novias, mientras sigo en la playa con las gaviotas y las olas enamoradas. 


© EVA HUARTE 2017 (Texto y fotos)