jueves, 27 de octubre de 2011

"SOCOTRA, LA ISLA DE LOS GENIOS"


La vida tiene su ley y forma de hacer, que el ser humano cada vez capta menos. Viajar nos abre el espíritu y el intelecto, y viajar a través de un libro es una de las mejores maneras de hacerlo; te trasladas mentalmente con palabras escritas. Pero en el libro de Jordi Esteva; "Socotra, la isla de los genios", empiezas el viaje guiado por el dedo del autor señalando una isla en la bola del mundo; Socotra. Y el viaje mental se convierte casi en viaje físico.


Ayer martes, 25 de octubre, no quise perderme la presentación del libro de Jordi Esteva en la Libreria Altaïr. Mi viaje físico empezó caminando desde casa hasta la estación del tren. Un día radiante y transparente tras las tormentas. Pero el tren llegaba con un poco de retraso, típico en los trenes de Rodalies de la Generalitat de Catalunya, tan necesarios y usados por miles de personas que diariamente van y vienen de Barcelona. Aunque por suerte no era hora punta y pude hacer el viaje sentada contemplando el sol sobre un mar jade y zafiro, con olas regaladas para los surfistas, y leyendo a ratos un buen libro de Víctor Hugo que hace días me acompaña.

Fui primero a mi acupuntor intentando que me ayude a dejar de fumar, tarde o temprano sé que tengo que hacerlo, no quiero seguir alimentado a los vampiros con tantos impuestos por el tabaco, y si enfermamos, ya sabemos que "no tenemos derecho" a la Sanidad Pública, según dice el "consejero" de sanidad de la Generalitat de Catalunya, Boi Ruiz; "No hay derecho a la salud, porque ésta depende del código genético que tenga la persona. El usuario debe tener la responsabilidad moral de que cuando no trate bien a su salud la tenemos que pagar entre todos." Y recuerdo los días que el Hospital Clínic de Barcelona estuvo medio cerrado por la operación de los pulmones de su majestad el rey de España... Mala calidad deben tener los genes de la actual "sangre azul", y tenemos que pagarlo "entre todos", la sociedad civil, el pueblo, los que no tenemos "derecho". Comentaba con mi acupuntor que psicólogos y psiquiatras son los únicos que no están en paro, los políticos los están alimentando.


En la calle hacía un poco de frío por primera vez en este otoño, pero al entrar en la Librería Altaïr encontré un ambiente cálido y apacible. La sala estaba llena y las escaleras cubiertas como una alfombra por personas sentadas en los escalones para poder escuchar las palabras de presentación del libro, "Socotra, el país de los genios", por parte de Rafael Argullol, Manel Forcano y Jordi Esteva.
Me senté en unos de los escalones junto a Pepe Ribas, icono y referente de las movidas "underground" y contraculturales de los años 70 y 80 con su casi mitológica revista "Ajoblanco", leída hasta por las más jóvenes generaciones. Iba escuchando la presentación y viendo caras conocidas virtualmente y otras conocidas realmente.

(Pepe Ribas)

Cuando empezó a hablar Jordi Esteva se hizo más silencio todavía, su voz grave y profunda llenaba la sala, a pesar de que su micro parecía programado para dar menos volumen que a los anteriores. Pero todos estuvimos atentos y embelesados con sus palabras, sus experiencias, su cultura, su elegancia y rigurosidad histórica y literaria. Se respiraba un aire de respeto y silencio, mientras Jordi hablaba de distintas civilizaciones, referencias históricas, mitológicas, y de su magia... Adivinando que es más lo que calla que lo que habla, con toda su riqueza, como en el mito de las sirenas, como hombre de mar y de tierra, con aventuras arriesgadas.


Me enamoré de la escritura cultura y experiencias de Jordi Esteva leyendo hace años su libro "Los árabes del mar", que nunca me canso de recomendar. Me abrió todo un mundo esperado y deseado que nadie nos daba, y debería estar en todas las escuelas. Es imprescindible su lectura para conocer bien la verdadera cultura árabe. Pasé el libro "Los árabes del mar" a un amigo profesor de Historia del Arte en Tetuán, traductor también de algunos libros de Juan Goytisolo. Quedó maravillado, y me dijo que felicitara a Jordi de su parte, y estaba feliz y sorprendido de que un catalán hubiera llegado a saber experimentar y conocer tanto la verdadera historia del mundo y cultura árabes; sus gentes, sus costumbres y carácter, sus grandes intelectuales. Y el pasado mes de abril disfruté también viendo su magnífico documental; "Retorno al país de las almas", del que hablé en este blog.
Y sigo fiel, ahora con "Socotra, la isla de los genios", en una preciosa y cuidada edición de Atalanta, como es habitual en esta editorial.

(Esa cabellera ondulada y dorada de Isabel Nuñez)

(El bello perfil de la arquitecta Carme Pinós. Dos mujeres doradas a cada lado de los mapas, "estevianos", como dice BelNu)

Al terminar la presentación del libro pude saludar a amistades hasta ahora virtuales, como Frikosal, que a todos nos enamora con sus espectaculares fotografías de la naturaleza el cielo y las estrellas. A la hermana de Jordi Esteva, Isabel, que siempre me enamora con sus fotografías de su alberca en Andalucía, sus cielos soles Lunas y estrellas, sus animales, sus patatas, sus alpargatas y sobretodo sus magníficas pinturas. A Xavier Puigmartí y a su hermano, al magnífico pintor de azules que me recuerdan a Kandinsky, Jean-Marc Hild, y a la conocida escritora y traductora Isabel Nuñez, vestida elegantemente de negro, con esa preciosa cabellera dorada como un punto de luz en la oscuridad, y me encapriché en fotografiarla de espaldas.

(Isabel Esteva en movimiento, que me provocó una fotografía picassiana)

Después de saludar salí corriendo contra reloj como una cenicienta intentando no perder el zapato; el tren no espera y era el penúltimo de la noche para regresar a casa. Nunca me gusta arriesgarme a esperar ni subir al último tren. Y por suerte, de nuevo, una fina voz femenina en los altavoces anunciaba que "por una incidencia en la estación de Catalunya los trenes llegan con treinta minutos de retraso". La vida tiene su ley y forma de hacer. Me dieron ese respiro, no perdí ni el zapato ni el libro ni el tren. Y durante el trayecto pude empezar a leer "Socotra, la isla de los genios", y el viaje empezó siguiendo el dedo de su autor viajero, Jordi Esteva.
Así empieza:

(Foto;Frikosal)
http://frikosal.blogspot.com/2011/10/queder-nadar-hasta-el-centro-de-la-via.html

"Algunas noches, cuando el sueño tardaba en acudir, hacía girar la bola del mundo y la detenía con un dedo. Una madrugada, la paré en un punto minúsculo entre África y Arabia.
La isla de Socotra.
¿Estaría habitada?, ¿qué animales albergaría?, ¿sería desértica o selvática?
Pero en los libros no encontraba nada sobre la isla ni sobre sus pobladores. Aunque por aquel entonces, a finales de los años cincuenta, la Universidad de Oxford acababa de enviar una expedición de arqueólogos en busca del templo perdido de Zeus Trifilio y un equipo de paleontólogos que medía los occipitales de los "nativos" y les tomaba muestras de sangre para establecer el oscuro origen de los socotríes, que se seguían expresando, decían, en una lengua hija de la del Reino de Saba."

Y partiendo de este principio ya no puedes bajar del dedo que te indica la isla en el mapa, con un ritmo que te lleva a todas partes volando como en una alfombra mágica. Pero las transcripciones paisajes y referencias las sientes tan reales que cuesta aterrizar y volver a poner los pies en el suelo de un vagón de tren, que aunque te transporte, no te lleva a ninguna parte. El viaje, digo, siempre empieza con un buen libro.


(Texto y fotos; Eva Huarte)

17 comentarios:

  1. Excelente crónica como siempre, viajes incluidos. Me supo muy mal perderme la presentación del libro de Jordi Esteva. Otra vez será.

    ResponderEliminar
  2. Qué buena crónica, Eva! Y me encantan mis fotos, naturelich! Ya sabes que no me gustan nunca mis fotos, excepto de espaldas o de lejos... Qué buena la foto picassiana de Isabel E.!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Paco! Sí, ya leí que no podrías venir por tus múltiples actividades. Ya sabes que siempre estás a tiempo de montar en la alfombra mágica de "Socotra..." y hacer un buen viaje.

    ResponderEliminar
  4. Qué alegría, Bel! No sabía si te gustaría, aunque sé que te gustan tus fotos de espaldas, lástima la falta de luz y el chico que se "coló" en la foto al momento de disparar. Pero también muestra el aire simpático del ambiente.
    Y sí, a mí también me gusta la foto picassiana que le hice a través del cristal de la escalera a Isabel Esteva, incluso como protagonista es la artista, no sé cómo se lo hace. Es bien divertida.
    Me encantó veros :))

    ResponderEliminar
  5. ahhh me ha encantado la cronica las fotos ¡¡¡ y verte y darte un abrazo y belnu y la foto picassiana y el pelo de bell y too y me he metio en tu blog jaja un besoo mi armaaa

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bien, Anònim picassiana mía!! Bienvenida a mi blog, que ahora tiene más alegría con tu fotografía. Me encanta que te guste "tooo", como me encantó abrazarte y abrazar nuestra amistad, que como todo buen viaje, ha empezado con un buen libro que valoro como un regalo que a veces la vida nos da... Y así seguimos viajando como en tus alfombras mágicas... Otro beso "mi arma".
    Y siempre mil gracias!!

    ResponderEliminar
  7. ohh yo habia puesto mi nombre pero no ma salio es q entraoo por google y luego no se q he hecho jaja a ver si lo arreglo y si no me quedo con anonim ha dit jajaha besos si sale iseo esmi google jaja

    ResponderEliminar
  8. Querida Eva, eres una cronista espectacular; me ha dado una imperiosa necesidad de leer el libro. Y es lo que haré.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. genial la entrada, Eva, gracias...
    que envidia más grande: ir, oir a Jordi, veros...

    ResponderEliminar
  10. Gracias Carmela! No sabes la alegría que me das sabiendo que te he provocado las ganas de leer el libro de Jordi Esteva, de eso se trata, es la invitación a un buen viaje en alfombra mágica. Gracias por tus palabras. Un abrazo*

    ResponderEliminar
  11. Pues ya sabes, icr, haz una visita a Barcelona, y mientras, consigue el libro de Socotra y harás el viaje en alfombra mágica, es como si escucharas la voz del autor, tan grave y bien templada... Lo estoy terminando de leer, pero no quiero bajar de esta alfombra... Gracias icr*

    ResponderEliminar
  12. Excelente crónica, Eva!!!
    Jorge Rivas

    ResponderEliminar
  13. Eva, me ha encantado la crónica. Gracias a ti, por un momento me he imaginado allí. Las fotografías no van a la zaga.
    Gracias.
    Pedro I. Tofiño

    ResponderEliminar
  14. Gracias Pedro! Celebro de verdad que te hayas imaginado estar allí, y por poco que puedas, consigue el libro de Socotra y léelo, verás cómo te transporta. Es una maravilla para todos los sentidos.
    Gracias por tus palabras. Y feliz día de nuevo horario :))

    ResponderEliminar
  15. Hola Eva. Mi nombre es Blanca y colaboro con Solidarios Sin Fronteras, una ONG de cooperación y ayuda humanitaria. Ahora, estamos ayudando a las familias víctimas del conflicto de Yemen y a las familias de Socotra. La isla de Socotra ha sufrido unos daños irreparables a causa de dos ciclones que la han arrasado en el último mes.
    En los próximos días, vamos a organizar varios eventos para darnos a conocer un poco más y explicar qué pasa en Yemen, ya que los medios de comunicación no lo hacen. Jordi Esteva también es colaborador de la ONG, así como el fotógrafo Oriol Alamany.

    De hecho, el miércoles día 2 de diciembre (2015) a las 19h en el Pati Llimona (Barri Gòtic), Oriol Alamany presentará su trabajo fotográfico y hará una conferencia sobre Socotra. Nos gustaría que este evento se difundiera lo máximo posible, he pensado que tú podrías ayudarnos.

    Te dejo nuestros contactos en las redes sociales.

    Twitter: @SolidariosSF
    FB: https://www.facebook.com/solidariosinfronteras

    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen día, Blanca; gracias por el trabajo que estáis haciendo. Sé a través de Jordi Esteva los desastres que están ocurriendo en Socotra, y la existencia de vuestra ONG, así que haré lo posible por difundirlo. Enlazo en Facebook este post del año 2011, cuando Jordi hizo la presentación de su libro que tanto recomendé y ahora más que nunca recomiendo leer.

      Muchas gracias por tu comentario, haré lo posible por asistir a la conferencia del fotógrafo Oriol Alamany en el Pati Llimona de Barcelona.
      Saludos

      Eliminar