miércoles, 26 de febrero de 2014

"Entre dos aguas"


Sigo contando los días y las horas, semanas y meses, desde el día que Paco Elvira abandonó este planeta, sigo pasando los días y las noches como una prisionera grabando palitos en la pared sin saber cuándo saldrá liberada. Pronto hará once meses, este mes de febrero no tiene día 30, el número del día que Paco se fue. Siento que algo se altera, algo cambia, es como un pequeño salto en el espacio tiempo aunque no sepamos si existe ni si lo dominamos. Esta ha sido la necesidad y obsesión del ser humano, controlar el tiempo espacio, intentando poner orden, intentando entender lo que no entendemos en nuestro entorno ni en el universo, y que tantas veces, como ahora, sentimos que se dan la mano.


Esta mañana he leído la noticia de que el guitarrista Paco de Lucía ha dejado también este planeta...
He sentido un silencio profundo al tiempo que sentía el acompañamiento de tantas notas rasgueos y poemas que han cantado las cuerdas de su guitarra. Paco de Lucía, sin duda, ha sido el gran maestro para varias generaciones amantes de la música, de la guitarra, del flamenco, de esa revolución dando el salto entre el flamenco y el cante profundo de su amada Algeciras, pasando por la música clásica de Falla, Albéniz, Joaquín Rodrigo... llegando al jazz más internacional casi sin saberlo. Como decía él mismo; Nunca he planeado nada en mi vida, todo ha sido espontáneo, todo ha venido por sí solo.


Paco de Lucía forma parte de mi educación cultural, en el mundo musical de Barcelona donde me movía de jovencita, era para la mayoría el gran ejemplo de la genialidad sin solfeo, de la espontaneidad, el duende, la figura casi inmutable, la mirada profunda, la concentración en los dedos y el corazón abierto. La cabeza que piensa y sigue el ritmo del corazón en las cuerdas de la guitarra, la comunicación con los amigos creando la música que alimenta el alma. El hambre física se puede saciar, pero el hambre de espíritu no se puede. Nunca tienes bastante. Decía siempre.
Y forma parte también de la educación cultural y musical de mi hijo siendo muy niño, escuchando juntos continuamente el disco de vinilo, Entre dos aguas.
Aquí podemos ver y escuchar una de las primeras interpretaciones públicas de Entre dos aguas



Recuerdo la alegría y sorpresa del grupo de amigos músicos el día que Carles Benavent, -a quien todos considerábamos el mejor músico e instrumentista de guitarra baja en Barcelona, miembro entonces del grupo de rock català Música Urbana, creado junto a Albert Amargós- dijo que Paco de Lucía le había propuesto tocar con él... Éramos grandes admiradores del genial guitarrista que poco después tendría amistad y daría conciertos con músicos de funky- jazz como John McLaughlin, Larry Coryell, Al di Meola, Chick Corea... formando parte del universo de los grandes músicos internacionales, fusionando el mejor flamenco con el mejor jazz. Y tuve el privilegio de estar físicamente cerca como periodista y a través de los amigos músicos. Fue una época magnífica llena de creatividad, donde la música poesía pintura y literatura respiraban por las calles como si en el mundo no existiera nada más.

Aquí años después acompañado por John McLaughlin en una de sus magníficas actuaciones:



Hoy la Tierra ha quedado en silencio y en el cielo suena la mejor música. Me emociona sentir cómo entre todos vamos llenando el gran vacío, intentado unir cielo y Tierra con la música de Paco de Lucía, para no sentirlo tan lejos, para que no se sienta tan alejado,  para que vaya poco a poco, con buen ritmo, como a él le gustaba.  Al ritmo del corazón humano.

Hoy he pensado que se encontrarán dos seres humanos de nombre similar, de un año de diferencia en llegar y dejar el planeta Tierra, llenos de sensibilidad y bondad, de gran creatividad. Hoy siento más cerca cielo y tierra, cielo y mar. El mar es lo más bonito que hay, decía Paco de Lucía, lo decía Paco Elvira también y lo digo siempre también. Hoy, más que llamarse Tierra, siento que nuestro planeta se llama entre dos aguas, transparentes y limpias, llenas de música... Y no encuentro otra manera de dar las gracias.

Texto y fotos Eva Huarte

6 comentarios:

  1. entre dos aguas si precioso escrito y fotos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me alegra que te guste, es doble honor viniendo de ti. Gracias Is*

      Eliminar
  2. Emocionantes y sentidas palabras. Sin duda el mar es lo más bonito que existe. A ambos "Pacos" hay mucho que agradecer por su sensibilidad y capacidad para mostrarnos las bellezas del mundo. Un Saludo Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar, la mar, siempre la mar, por algo será que tres cuartas partes del planeta son agua, y en el mundo onírico el agua representa a las emociones, hay quien actúa con dureza como la tierra, y hay quien actúa con la sensibilidad "del agua que va a parar a la mar", como decía Paco de Lucía.
      Gracias por tu lectura y comentario. Un saludo, Enric.

      Eliminar
  3. "Entre dos aguas" está inspirada nada menos que en el famoso "Te estoy amando locamente" de las Grecas.Inicialmente iba a ser una pieza de relleno y ni él mismo imaginó el bombazo que supuso.
    http://www.abc.es/cultura/musica/20140227/abci-creo-paco-lucia-entre-201402271338.html
    Besos. Consuelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Consuelo, la interpretaban ellas, pero la obra era de Campuzano. Pasa con esta pieza como con tantas genialidades, lo decía Stefan Zweig, "es así como nacen los momentos estelares de la humanidad", bebiendo de todas las aguas... Nunca mejor dicho. Aún guardo el vinilo "Fuente y caudal"... Un beso*

      Eliminar